La propuesta para el concurso privado para el desarrollo inmobiliario de la zona costera de Talinay, en la Región de Coquimbo, tomó como principio inicial la idea de establecer el borde costero como un paisaje natural a preservar. El proyecto propuso definir nuevos usos de suelo y densidades para la parcelación agrícola de 5.000 m2, según la normativa vigente, estableciendo seis zonas diferenciadas de desarrollo, reconociendo siempre el recurso hídrico como bien escaso a considerar en cada etapa.

Asimismo, buscaba potenciar la zona de borde costero como un parque costero para el desarrollo de un nuevo balneario. El proyecto contemplaba fijar dos puntos estratégicos en los extremos de la playa como áreas potenciales de equipamiento (hotel – restoranes) con el fin de agregar dinamismo y sustentabilidad al desarrollo inmobiliario.

Atendiendo las variables del proyecto, se constituyó un equipo multidisciplinario entre Prieto Schaffer Arquitectos y Harris Illanes arquitectura y planificación del paisaje, incorporando al equipo no solo a arquitectos, sino también a paisajistas, agrónomos, urbanistas y desarrolladores inmobiliarios.